Avisar de contenido inadecuado

Mujer diamante en construccion

{
}

La palabra de Dios dice que UNA MUJER COMPLETA es más valiosa que las piedras preciosas.

( Proverbios, 31, 10).

Si consideramos que la piedra más valiosa es un diamante, entonces podremos pensar que su valor sobrepasa al del Diamante. Dicho solamente así pareciera lógico, ya que cualquier persona es más valiosa que una piedra, por muy valiosa que esta sea; pero veamos que fue lo que realmente la palabra de Dios quiso decirnos cuando habló de que la MUJER COMPLETA era más valiosa que las piedras preciosas, para esto tenemos que aprender un poco sobre la naturaleza de los Diamantes.
EL VALOR DE UN DIAMANTE 
No cabe duda que un diamante es una piedra muy valiosa por la cual se han disputado batallas, Parece increíble que esta piedra pueda valer tanto cuando su origen es tan “humilde” como un carbón, en efecto, los diamantes son carbones cristalizados.
Más sorprendente es pensar que mientras el grafito, que es químicamente igual que el diamante, es un mineral “blando”, el diamante es el mineral más duro que se conoce. Por eso incluso se le da este nombre: diamante proviene de la palabra griega adamas que significa “invencible”, por la dureza del mineral.
Las mujeres también somos así. Existe el tipo de mujer grafito y la mujer diamante:
• Mujer grafito: parece débil, quebradiza, sensible . Considera que debe de buscar protección y tiene un profundo deseo de ser cuidada, no desea aceptar la realidad que le dice que ella sola es la responsable de su vida. Es modelo de sacrificio y pasividad, considera que la feminidad está en mostrar debilidad y sensibilidad a flor de piel. Vive cuidando su físico pues cree que solamente puede ser aceptada por su apariencia. Y sobre todo busca siempre estar bajo la protección masculina. Sin embargo está hecha del mismo material que la mujer diamante, tiene todo el potencial para poder cambiar.
• Mujer diamante: toma mayor responsabilidad de sí misma, dejando de esperar que otros dirijan su vida. Tiene control de su cuerpo y sus emociones, pero no vive encadenada solamente a sus funciones biológicas, justamente porque las conoce puede ver sus alcances y limitaciones; sabe que puede amar y ser amada, y no desea ser considerada como un objeto, deja de ocupar un rol de víctima, tolerante de todo sacrificio, jamás deja que la pisoteen o le falten al respeto, por el contrario conoce su dignidad y tiene una alta autoestima.
Continuando con los diamantes, estos generalmente tienen forma cúbica o romboidal, pero pueden adoptar variadas formas como cubos. No es raro encontrar cristales redondeados, torcidos o enroscados. Tienen una amplia gama de transparencias y colores; las mejores gemas son transparentes. Pero también los hay blancos que son muy apreciados, sin embargo si se produce un matiz amarillo o castaño se le considera un defecto. Los diamantes castaños son comunes, los verdes y azules son raros; los rojos son los más inusuales. El color de los diamantes se debe a la presencia de impurezas de elementos diferentes al carbón, por eso es más valioso el transparente ya que no presenta impurezas. Los diamantes tienen un índice de refracción tan alto que dan todos los matices del arco iris. Sin embargo algunos por estar manchados de gris o negro no sirven como piedras preciosas, pero son utilizados en la industria, sobre todo en la extracción de pozos petroleros.
La mujer diamante también tiene estas variedades, puede encontrarse en bruto y sin ningún brillo, hasta podríamos ponerle un letrerito que dijera: “Mujer Diamante en Construcción, Dios sigue trabajando conmigo, disculpe las molestias que esto le ocasiona”; ya que los diamantes cuando no han sido tallados, tienen una apariencia opaca. Sabemos que en general, las mujeres, tenemos múltiples facetas, por eso es importante que nos demos cuenta que en algunos momentos somos un tipo y en otras de otro, (lo ideal sería tener un poco de todo o ser evidentemente la mujer diamante transparente):

 la MUJER COMPLETA, de la que nos habla la Palabra de Dios; la cual, no es solamente llegar a cierto estado de madurez, sino un proceso constante de superación, crecimiento y sobre todo es reconocer el GRAN VALOR que como mujeres tenemos.Pero lo más importante es reconocer, que no basta con ser una mujer diamante transparente, sino buscar convertirse en la MUJER COMPLETA que es la que se ha dejado modelar por la mejor ROCA que existe, por la PIEDRA que los constructores desecharon, y que se ha convertido en PIEDRA ANGULAR. (Cfr. Mateo 21, 42), es decir la MUJER COMPLETA es aquella que se ha abierto a la gracia de vivir en el corazón de JESÚS, que se deja modelar por Él y que desea hacer Su voluntad porque se ha encontrado con el único, al que ninguna piedra a podido detener. No lo detuvieron para ser misericordioso, las piedras que los escribas y fariseos querían arrojar sobre la adúltera (Cfr. Juan 8, 1-11), no se detuvo tampoco cuando los judíos querían apedrearlo por defender para Él y para nosotros la dignidad de hijos de Dios (Cfr. Juan 10, 22-39), no lo detuvo una piedra, cuando le devolvió la vida a su amigo Lázaro (Cfr. Juan 11, 1-43) y por último, no se detuvo cuando hizo la hazaña más grande que jamás nadie haya hecho, derrotar la muerte y mover la piedra de su propio sepulcro (Cfr. Lucas 24, 1-8).

Podemos decir que la MUJER COMPLETA es aquella que tiene las características de la mujer diamante transparente, pero que además, tenemos un encuentro con Jesus  (Juan 20, 11-18).  La cual por esta razón es que las  mujeres somos más valiosa que un diamante, porque tenemos nuestra  vida plantada sobre la ROCA FIRME QUE ES JESUCRISTO.

http://princesaconcorazondeguerrera.blogspot.com/2010/07/la-palabra-de-dios-dice-que-una-mujer.html

{
}
{
}

Deja tu comentario Mujer diamante en construccion

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.